Querido Joel: bienvenido a tu casa

30 Jun, 2020
campbell leon
Club León

Querido Joel:

Durante toda la cuarentena había tenido reservadas estas palabras para ti. Sabía que llegaría el día en el que tendría que escribirte esta carta, aunque temía que fuera una carta de despedida. Hoy por fin sé que no es así, y que es más bien una bienvenida.

Porque ya habías jugado un año y medio en el Club León, pero en realidad no estabas aquí. Al menos no completamente. Había un lazo que te unía a Italia; un contrato de una tierra lejana que seguía atándote a tu pasado. Frosinone se cernía sobre tu figura como un fantasma que desaparece cuando cerramos los ojos, pero que sigue ahí cuando volvemos a abrirlos.

Tú aquí te veías feliz. No olvido el partido contra Juárez, tu gol y tu asistencia, tu descaro y tu atrevimiento. Cortaste tu sequía, demostraste que estabas de vuelta y que lo mejor estaba por venir.

Pero entonces llegó la pandemia, se canceló el fútbol en todo el mundo, y tú volviste a Costa Rica a estar con los tuyos, mientras en León nos dejaste la novela de tu continuidad. 

Fuiste la noticia del momento, y nadie sabía lo que iba a pasar. Surgían reportes desde México, Costa Rica e Italia, y cada uno contradecía al anterior. Se hablaba del precio de tu carta, de la opción de compra, de una extensión del préstamo, de que querías irte a los Estados Unidos, de que Frosinone tenía la última palabra, de tu salario, de si el León podía permitirse invertir en tu compra.

Y al final lo único seguro era que la afición te quería. Ellos no tenían ninguna duda, porque vieron más allá de tus números y estadísticas. Ellos apreciaron tu fútbol, tu magia, tu explosividad y tu potencial. A las tribunas del Nou Camp siempre le han gustado los tipos como tú: sin miedo, encaradores, dispuestos a intentar algo diferente cada vez. Así te los ganaste, y ahora que has confirmado tu permanencia, debes retribuirles.

Hoy has cortado el último lazo que te unía a tu pasado, y solo te queda el presente y el futuro con el Club León. Los siguientes tres años los pasarás en el Bajío, ya sin ninguna atadura, pero también sin ninguna excusa.

Porque tienes todo para convertirte en el ídolo que necesita el equipo. Sabemos de tu calidad, pero esperamos ese extra que termina por transformar a los buenos futbolistas en leyendas. Además de la magia de tus pies te pedimos también entrega, constancia y humildad, y si consigues alinear todas estas virtudes, sabemos que tu nombre quedará grabado con letras de oro en la historia de nuestra gloriosa institución.

¡Gracias por quedarte, Joel! Pero recuerda que esto apenas comienza.

Atte: Un aficionado del Club León

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más