Nico Sosa: un auténtico uruguayo de cepa

13 Apr, 2020
Nico Sosa Club León
Eduardo León

Se sienta en la grada, despreocupado, como si hubiera estado ahí miles de veces antes. Sonríe siempre y se muestra de buen humor. Hace un par de comentarios sobre la hora del día y la gravedad de su lesión, y después se dispone a hablar largo y tendido de lo más hermoso que le ha pasado en la vida: el futbol.

Se llama Nicolás Sosa, es uruguayo, concretamente del Departamento de Cerro Largo, al norte de su país, y es el nuevo centro delantero del Club León. En su tierra natal aprendió a patear balones con fuerza y determinación, y esa misma fórmula lo llevó a un cuadro verdiblanco y tradicional de la capital del Uruguay: el Racing Club de Montevideo.

Ahí destacó lo suficiente como para que el Club León lo volteara a ver y acometiera su fichaje para este Clausura 2020, con la misión de reponer los goles que ya no aportaría José Juan Macías, aunque de entrada, Sosa reconoce que la diferencia entre la liga uruguaya y la mexicana es abismal.

“Es mucha la diferencia. Estaba en un equipo que es muy lindo, el Racing Club de Montevideo, pero es un club muy humilde, entonces pasar a otro futbol, que de por sí la infraestructura del futbol mexicano es superior a la de Uruguay. El León me parece un club muy lindo, te dan todas las herramientas para estar a buen nivel, y lo veo como un buen lugar para seguir creciendo”.

Para Sosa, el fichaje por el León lo llevó al tope de la competencia en el continente americano, y lo pone al alcance de cosas importantes.

“Es una liga muy competitiva, que los equipos tienen muy buenos jugadores; me parece que junto a Brasil son las ligas más fuertes de América, y comparado con el Uruguay es muy diferente la infraestructura, el día a día, es muy diferente, pero es muy lindo tener la oportunidad de estar en un equipo como el Club León que está compitiendo, que viene de años haciendo las cosas bien, que estamos de punteros, es algo diferente para mí pero lo tomo de la mejor manera”.

Todos estos factores se fueron sumando para que, en el último instante, Sosa desechara un acuerdo que tenía con el Godoy Cruz de Argentina para mejor seguir con el verde y blanco, pero ahora el verde y blanco del Club León.

”El futbol mexicano es de las ligas más fuertes de América, y me resultó un muy buen futbol para venir, para poder adaptarme y quedarme, y también influyó la oferta que hizo el Club León. Yo estaba tomando mate en una plaza con mis amigos cuando me llamó mi representante y me dijo: 'Ya te vendí', y ese es también un tema del club, que la oferta era mejor y para mí también era mucho mejor, y son cosas que uno toma la decisión. También el estar cerca de mi hermano, que está en Cancún (Sebastían Sosa, delantero del Atlante), y me gustó mucho la idea”.

De hecho, revela que previo a la oferta esmeralda, también hubo un acercamiento que lo dejó a poco de vestirse de escarlata y jugar para los Diablos Rojos del Toluca.

“Antes de venir acá al Club León había una oferta del Toluca, que también era interesante, pero que por temas de extranjeros no se dio. Entonces ya estábamos hablando de venir para acá, y mi hermano me aconsejó, me dijo que era un futbol mucho mejor, que ya te puedes quedar para siempre acá, y fue una de las cosas que me impulsó a venir”.

En León, aterrizó en una tierra aguerrida, de gente trabajadora y tenaz que reconoce el sacrificio y el valor de sus semejantes. Este carácter también define al pueblo uruguayo, y por eso no extraña que tipos como Nelson Sebastián Maz, Matías Britos o Mateo Fígoli, solo en el pasado más reciente, se hayan hecho un hueco en el corazón de la afición esmeralda.

Nico Sosa sabe de este legado, y se compromete a corresponder de la única forma que sabe: corriendo la milla y luchando cada pelota como si fuera la última de su vida.

“Por mi forma de ser, por mi forma de entregarme en la cancha, yo creo que sí caeré bien en el equipo. Muchos aficionados me han dicho: 'No sé si vas a meter un gol o muchos goles, pero lo que te pedimos es que te entregues al cien', y eso es algo que ya me caracteriza a mí de por sí, entregarlo todo en los partidos, apoyar en defensa y ataque, entonces por mi forma de ser, creo que es algo que me va a ayudar a que la gente me aprecie, y si me toca hacer goles, pues va a ser mucho más”.

Sobre el pueblo verdiblanco, asegura que el apoyo de la afición lo ha dejado anonadado, y que esa es otra motivación que lo llevará a dejarse el alma cada que pise el Nou Camp.

“Se nota la afición. Viene mucha gente y uno lo ve, yo hablaba con amigos de Uruguay y les decía que de jugar con 2 mil personas como mucho a jugar con 25 mil personas en el estadio, pues es algo que lo valoro; veo a la afición atrás del arco y los veo todo el partido cantando y es algo que a uno lo motiva. El otro día en el banco escuchaba las canciones y lo sentía, me daban ganas de cantar”.

Ahora solo le faltarán oportunidades en la cancha para demostrar todo el ímpetu que denota su actitud. Sobre esto, acepta que la lesión le llegó en el momento más desafortunado, pero confía en que tendrá más oportunidades para redimirse.

“Justo se dio en este periodo de varios partidos que podría haber más chances de jugar, pero son cosas que pasan en la vida, hay que estar fuertes. Mi representante me decía que estuviera tranquilo, porque lo importante es el final, y va a haber más partidos para estar a la orden”.

Los habrá. Nicolás Sosa firmó contrato con el Club León por cuatro años, por lo que de un momento a otro, su chance llegará. Por lo pronto debe concentrarse en adaptarse al equipo y acoplarse al juego de Ignacio Ambriz, completamente ofensivo, algo que reconoce que le puede ayudar mucho.

“Me puede beneficiar bastante. Es un club que juega muy bien al futbol, que se presentan muchas chances de gol, y eso me puede beneficiar porque estoy siempre en el área, y bueno, chances de gol las voy a tener, y en cuanto me toque jugar las voy a aprovechar al máximo para demostrar que sí me beneficia el estilo de juego”.

De hecho, aceptó que si Ambriz le pide adaptarse a otra posición o intentar nuevas cosas en su estilo de juego, lo haría sin dudar.

“Cuando arranqué en el futbol jugaba como volante por fuera, pero después me pasaron hacia adentro porque veían que me sentía mejor, y después de eso me costó mucho volver a jugar por fuera de volante; si bien puedo dar una mano y ayudar, no es una posición donde me sienta cómodo, pero bueno, Nacho Ambriz hizo cambios y han dado resultado, es una persona que ve bien el futbol, y si me toca cambiar de posición porque él me lo dice, lo voy a hacer”.

Es por eso que ahora se limita a trabajar y a adaptarse a la nueva vida y el nuevo reto que decidió afrontar solo.

“Lo que más me gusta hacer es tomar mate y escuchar música. Me gusta mucho el rap, el rap con contenido, el que tiene buena letra, el que tiene buenas bases, buenas instrumentales; mi artista favorito son los Violadores del Verso de España, que ahora están separados; a Kase.O lo pude ver en vivo en Montevideo y fue el mejor show que he visto”.

Este es Nicolás Sosa: charrúa de los de cepa, tomador de mate y goleador tenaz. Es joven y valiente, y por eso no titubeó al enfrentar esta nueva aventura con responsabilidad y furia, aunque ahora debe esperar con paciencia a que llegue su oportunidad... y matarse en la cancha cuando por fin llegue.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más