Meneses y Ramos: Polos opuestos

22 Feb, 2020
jean meneses club leon
Liga MX

Tenía la obligación de tomar la batuta. Ante la ausencia de Luis Montes, el capitán y el líder del navío esmeralda, él tendría que ser el faro que los llevara a buen puerto. Tendría que bajar su posición, montarse en el cuarto de máquinas, en el centro del campo, y crear el futbol que a él, regularmente, le llega ya creado.

Jean Meneses tenía la responsabilidad de dirigir el juego desde la medular. Conoce la posición, pero no es la suya, y esto, por más que quiera pensar que no, le trae dudas.

En una noche así, donde la responsabilidad cae sobre tus hombros, donde debes asumir tus capacidades y explotar lo mejor de ellas, y además hacer explotar las de los demás, es ahí donde se forjan los líderes. Hoy lo hizo así el chileno con un doblete que selló el triunfo verdiblanco, que significó 15 puntos y el liderato, y que se erige cada vez más como uno de los futbolistas más infravalorados de toda la Liga MX.

Esta semana, con el tanto frente al LAFC y con el doblete de hoy, Meneses se consagra como un tipo confiable, callado y eficiente. Con entrega y pundonor para luchar cada balón en el medio, pero con la explosividad y la agudeza para resolver partidos desde la banda.

Pero en el otro polo, el de la frustración y la desesperación, el de las ideas que no se consuman y los intentos que se topan con pared, ahí se esconde poco a poco Leonardo Ramos.

Suplente ante Los Ángeles, hoy regresó a la titularidad con la oportunidad de reclamar su lugar. Es el centro delantero titular del equipo, un tipo aguerrido, intenso y fuerte, capaz de chocar con los centrales, pelear cada centro y embocar la mínima oportunidad que tenga enfrente del arco.

Pero no es un creador, ni mucho menos. Y batalla, y lucha, e intenta asociarse y sumarse a la orquesta de sus compañeros. Pero su instrumento está afinado para otra sinfonía, y se pierde, abandonado en la punta del ataque, esperando centros que nunca llegan, balones largos que nadie le tira, y frustrado por la incapacidad de adecuarse al juego que le ofrece el equipo.

Hoy salió entre algunos aplausos y algunos abucheos del Nou Camp, y el panorama no se ve nada alentador para él. A pesar de que intenta sumarse al juego colectivo predicado por Ignacio Ambriz, se nota a leguas que no se encuentra en el entorno esmeralda, y ahora, acorralado, no le queda nada más que una solución: marcar. Como delantero, solamente los goles le devolverán la calma y le ahuyentarán las críticas.

Así, con los polos opuestos de Meneses y Leo Ramos, así sale el Club León de la fecha 7 de la Liga MX, con el liderato en sus manos, y con la ilusión de terminar de eliminar al LAFC en la Concachampions. 

Esa es la prioridad, y Ambriz lo dejó claro en la alineación y en la conferencia de prensa. El objetivo es avanzar a cuartos de final a como de lugar, y seguir paso a paso hasta el campeonato. No hay más, y se hará lo que se tenga que hacer para conseguirlo.

Y con Jean Meneses como punta de lanza, y con Luis Montes en el centro del campo, ese objetivo se ve cada vez más posible.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más