"Me voy con la tranquilidad de haberlo dejado todo"

22 Jun, 2020
ramiro gonzalez leon
Club León

El Clausura 2019 pintaba lúgubre para el Club León. Ignacio Ambriz iniciaba su primer torneo completo al mando del equipo; las críticas de la afición esmeralda se lo tragaban vivo, y pedían su salida como lo habían hecho desde que llegó al banquillo.

Además, se jugaron los tres primeros partidos frente a los dos equipos de Monterrey y el Tijuana, y el saldo eran dos empates y una derrota, lo que empeoró aún más la situación. 

Entonces, el 25 de enero del 2019, las redes sociales del equipo anunciaron la llegada del último refuerzo de la temporada: el argentino Ramiro González.

Ramiro era un completo desconocido en el futbol mexicano. Defensa central de 28 años que llegaba de Chile, de la Unión Española, se tuvo que enfrentar de lleno al mal arranque del equipo, y las críticas pasaron a enfocarlo a él. 

Lo acusaban de que su edad ya no era la ideal, y que bloqueaba a los jóvenes de la cantera. Dijeron que su fichaje había sido un favor de Martín Palermo, que entonces era el técnico de Pachuca y que lo había dirigido ya un par de veces. Señalaron que era un petardo, que se iría junto con Ambriz a la primera oportunidad, y que no venía más que a robar.

De hecho, muchos de los comentarios aún se pueden leer en las redes sociales.

Desde entonces, Ramiro se puso el uniforme, se fajó la camiseta, e hizo lo único que podía hacer: trabajar.

Fue fundamental en el torneo de las doce victorias consecutivas cuando se le necesitó, y de hecho terminó por jugar de titular los seis partidos de la liguilla. Después, en el Apertura 2019, tomó aún más importancia, y sumó 10 partidos como titular. No fue hasta el inconcluso Clausura 2020 cuando perdió minutos debido a la llegada de Stiven Barreiro, pero para entonces ya había limpiado su imagen, y de hecho un importante sector de la afición señalaba que él, y no el colombiano, debía ser el titular.

Ahora, en medio de la pandemia y un año y medio después de su llegada, Ramiro González le dice adiós al Club León, y se va a San Luis Potosí a continuar su carrera en el futbol. Él mismo reconoce que no se esperaba esta oportunidad, pero no tenía caso quedarse con Barreiro y el regreso de Andrés Mosquera, que condicionaban todavía más su continuidad.

Así ha terminado la travesía de Ramiro en el Club León. Acabó de manera brusca e intempestiva, pero la realidad es que a base de trabajo, constancia, entrega y solidaridad, pudo darle la vuelta a las críticas, y se convirtió en uno de los favoritos de la afición. Y si no lo creen, solo basta leer los comentarios del anuncio de su salida para comprobar que casi nadie quería que se fuera.

“Me voy con la tranquilidad de haberlo dejado todo. Las cosas a veces no salieron como uno quería, pero les aseguro que nunca me guardé nada”, escribió en su despedida. Y no puede haber un mejor epílogo que ese.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más