Cómo ganar un partido sin centro delantero

12 Aug, 2020
yairo moreno club leon
Club León

Este es el peor arranque goleador del Club León en los últimos cuatro torneos. Desde que Nacho Ambriz dirige a los esmeraldas, nunca habían iniciado con tan pocas anotaciones, y es que en las primeras tres jornadas, el León marcó apenas un gol, obra de Luis Montes frente a Monterrey.

Así que para el duelo contra a Pachuca no había muchas esperanzas de cambiar esto. Apenas un par de días después de la desangelada derrota frente a Cruz Azul, no parecía haber tiempo suficiente para provocar un cambio en el espíritu del equipo.

Pero Nacho Ambriz y el Club León sorprendieron a propios y extraños con una táctica poco convencional: ganaron sin un centro delantero nominal.

De entrada, este escenario sin nueves se cocinó desde la pretemporada, cuando la directiva decidió prescindir de Leo Ramos, por lo que el argentino terminó separado del plantel y ya se negocia su salida.

En ese momento, no parecía una situación tan complicada, porque todavía estaban Nico Sosa y Armando León, ambos atacantes jóvenes y prometedores, además de Emmanuel “Puma” Gigliotti, que llegaba para ser el referente del área y para marcar los goles que le faltaban al equipo esmeralda.

Sin embargo, previo al duelo frente a Cruz Azul pasó lo impensable, y de golpe la Fiera perdió a dos delanteros: Nico Sosa y Armando León, ambos por COVID-19. Así, de golpe, solo quedó Emmanuel Gigliotti en la punta, porque por alguna razón desconocida, Jesús Godínez ya tampoco cuenta para Nacho Ambriz.

Por eso el León enfrentó a Cruz Azul con Gigliotti como titular, pero cayeron derrotados sin apenas meter las manos. Ambriz comprendió entonces que no le quedaba mucho por hacer. Las alternativas en el banquillo eran pocas, en su mayoría juveniles de la cantera, y si el equipo titular no encontraba el camino al gol, poco podría hacer él para ayudarlos.

Y en Hidalgo frente a los Tuzos, precisamente el peor escenario ocurrió. El León se veía nuevamente chato, sin ideas, fastidiado. La magia inagotable de Luis Montes no alcanzaba para levantar al equipo, y en la punta del ataque lucía más aislado que nunca un Gigliotti que simplemente no encontraba su lugar.

Finalmente, para la segunda parte, Nacho Ambriz alcanzó su punto máximo de frustración. El técnico esmeralda, seguramente desesperado por la inefectividad de su equipo, tomó una decisión valiente. Sacó al único centro delantero de su plantilla para meter a un lateral derecho. Y nos demostró a todos que sí, que el mundo es de los valientes...

El atrevimiento le pagó con creces. Navarro pasó más tiempo en la mediapunta que en la defensa, y destrabó un partido que parecía oxidado. El León volvió a fluir en el campo, se desbordó sobre un Pachuca que se vio completamente rebasado, y eventualmente cayó el gol de Yairo Moreno para condenar la victoria.

Paradójicamente, la Fiera encontró su camino cuando parecía más perdida que nunca, y ahora, en la que parece ser su peor racha desde que Ambriz está al mando, el León suma siete puntos de doce posibles, y con esta nueva victoria tendrá por lo menos una semana más para intentar recuperar el descaro y la explosividad que los hizo una máquina goleadora imparable.

Sea como haya sido, y tal vez orillado por las circunstancias, hoy Ignacio Ambriz dio en el clavo, y nos enseñó a todos como ganar un partido de futbol sin delanteros.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más