La implosión de Joel Campbell

20 Jan, 2020
joel campbell
Bola VIP

En el argot futbolístico, se habla de la explosión de un jugador cuando demuestra cierto crecimiento y comienza a rendir a su mejor nivel sin que nadie lo esperara. Es la sorpresa de descubrir cualidades en un futbolista al que se le creía conocido y regular, y que de pronto se erige como una perla que hasta hace poco estaba escondida dentro de una ostra.

En León, sin ir más lejos, podríamos hablar de la explosión de jugadores como Yairo Moreno en la lateral izquierda, o hasta Jean Meneses como contención. Ambos fueron relegados a un papel secundario en un primer momento, hasta que explotaron y demostraron su valía y su verdadero nivel.

Pues si a esto le llamamos explosión, el caso contrario es la implosión: cuando un jugador se quema por dentro y se derrumba bajo su propio peso; cuando se vuelve intrascendente y poco a poco empieza a perder minutos y protagonismo hasta que, en el peor de los casos, desaparece.

Precisamente esto es lo que le ha ocurrido a Joel Campbell en el Club León. Un rendimiento muy lejano del esperado, con mucha calidad técnica pero poco aporte tangible en goles o asistencias, lo ha relegado al puesto de suplente, y desde ahí poco ha hecho para pensar en volver a la titularidad.

Llegó a León en enero del 2019, y parecía el refuerzo de peso que le daría el salto de calidad a la plantilla esmeralda. Con experiencia europea considerable, Campbell tenía el prestigio y la formación necesarias para ilusionar a la afición de la Fiera. Y así lo hizo en un principio. La grada respondía con emoción a sus controles orientados, a sus desbordes eléctricos, a su desgaste y su aporte defensivo. 

En su primer campaña, el Clausura 2019 de las 12 victorias, llegó a marcar cuatro goles, y parecía que no podía sino mejorar.

Pero no fue así, y más bien fue todo lo contrario. Joel Campbell se hundió en el Apertura 2019, y en todo el torneo no pudo marcar un solo gol. Es por eso que este domingo, cuando el delantero tico falló dos veces seguidas el que hubiera sido el empate frente a Santos, se confirmó su caída libre. 

Hasta hoy, suma mil 391 minutos sin anotar, desde que marcó un doblete en los cuartos de final del Clausura 2019 frente al Tijuana. 18 partidos en los que no ha celebrado un solo gol; una losa muy pesada para un delantero.

Esto no ha pasado desapercibido para Ignacio Ambriz, que buscó una explicación, y la encontró en su entorno personal, como lo explicó en entrevista junto al gobernador Diego Sinhue para Cancha Política en noviembre pasado.

“Me acaba de pasar un poco con Joel Campbell. Yo no sabía, y al chico lo notaba raro, como ido, y le dije: 'A ver Joel, ¿qué traes?' Y me dijo: '¿Sabe qué, profe? Mi papá está muy malo, casi pierde el pie. ¿Me deja ir a Costa Rica?' 'Vete, vete'. Ahora llegó y anda como una bala”, reveló Ambriz en ese momento.

Tal vez haya sido este tema el que afectó a Joel Campbell y le hizo bajar su nivel, pero la realidad es que en este momento se encuentra más lejos que nunca de ser indispensable, y se ha convertido en un recambio que, al menos en este arranque, no ha terminado por funcionar.

Y por si fuera poco, esta crisis goleadora le llega en el peor momento posible. Su préstamo con el León terminará este junio, y si no comienza a repuntar, la directiva podría optar por no ejercer su opción de compra, y tendría que reportar de nuevo con el Frosinone italiano, equipo dueño de su carta, y que actualmente se encuentra en la Serie B.

Así que Joel Campbell está en una encrucijada. Tiene todo este semestre para recuperar su forma, volver a la titularidad y justificar su compra definitiva. Hoy está en un punto bajo, pero esa es también la mejor oportunidad para crecer, y demostrar que aún está a tiempo para volver a explotar.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más