La bendición del subliderato

27 Nov, 2019
festejo club leon
Sebastián Laureano

En el futbol mexicano existen un par de maldiciones que condicionan a los equipos en cuanto entran a la liguilla.

En primer lugar está la maldición del sexto lugar, pues ningún equipo que haya quedado en esa posición ha logrado levantar el campeonato.

Después está la maldición del superlíder, que dicta que los equipos que terminaron el torneo regular en la cima de la tabla tendrán mucho más complicado el ser campeones, pues solo siete de los superlíderes han podido conquistar el trofeo al final de la liguilla.

Pero así como existen estas maldiciones, también podríamos hablar de una bendición, la del segundo puesto de la fase regular, pues la estadística marca que el sublíder es el que tiene más probabilidades de ser campeón.

De los 46 torneos cortos que se han disputado desde 1996 hasta la fecha, casi la mitad, 21, han sido ganados por equipos que han quedado en el segundo lugar de la tabla. En concreto, el sublíder ha sido campeón en México el 45% de las veces, al menos en torneos cortos.

En este Apertura 2019, el Santos de Guillermo Almada tendrá que batallar contra la maldición del superlíder, mientras que el América del “Piojo” Herrera tendrá que sobreponerse a la maldición del sexto lugar.

Pero el Club León de Ignacio Ambriz tiene la bendición del subliderato, y apunta a robarse a la liguilla.

Luego de ser el mejor equipo del torneo pasado, con el récord de victorias y el superliderato, los verdes se quedaron en la orilla, con la frustración caer en la final frente a los Tigres.

Ahora, con esa furia acumulada, esperan regresar a la final, sin récords pero con más valor y más entrega, y poder levantar el octavo título de la historia de la institución.

Todo inicia frente a Morelia, un rival batallador que esconde más amenazas de las que aparenta, pero de cualquier modo, el equipo, la ciudad y el universo parecen todos conspirar para que el Club León vuelva a ser campeón.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más