Integridad y solidaridad esmeralda

20 Oct, 2019
club leon pumas
Publímetro

El partido del Club León frente a los Pumas no comenzó el domingo a las 12:00 p. m., sino que inició mucho antes. Concretamente, el encuentro se empezó a disputar el viernes, cuando los futbolistas del Veracruz se quedaron inmóviles durante los tres primeros minutos de su partido frente a los Tigres.

Entonces, cuando los Tigres faltaron a la deportividad y marcaron dos goles frente a un rival que no opuso resistencia, los futbolistas del Club León tomaron una decisión. Los problemas de los Tiburones no eran suyos, pero sabían que tenían que unirse en solidaridad.

Por eso en el primer minuto de juego en el estadio Olímpico Universitario decidieron no moverse, en señal de protesta por la situación de sus colegas.

“Once-cero-cero. Un sistema inédito para un partido imposible en el que la única manera de ganar es no jugar”, dice el periodista español Javier Dale para la revista Panenka. El León comprendió que la dignidad y y el respeto eran una causa más importante que un juego de futbol, y demostraron que están dispuestos a todo.

Por eso no importó el resultado y la victoria. Por eso el séptimo gol de José Juan Macías en lo que va de la temporada pasó a segundo plano. Por eso los tres puntos arrancados a sudor y sangre en el sol del medio día de Ciudad Universitaria pasaron desapercibidos.

Todo porque el Club León demostró valores más importantes. Demostraron empatía, osadía y solidaridad, y en la acción de quedarse quietos en el campo, hicieron sentir orgullosa a la afición y a la ciudad a la que representan.

“Paradojas”, dice Javier Dale, “Para salvar al fútbol hubo que renunciar al fútbol”. Hoy, más que el triunfo literal, destaca la victoria moral y el mensaje que da el Club León. Porque los dueños, los poderosos, podrán intimidar y amedrentar, pero si el futbol se une en una misma causa, no habrá nada ni nadie que pueda detenerlos.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más