"Estoy contento de terminar mi carrera aquí": Nacho

10 Aug, 2019
nacho gonzalez club leon
Club León

Este sábado, el Club León enfrentó un partido amistoso frente al Tepatitlan de la Serie A de la Liga Premier, el tercer escalón en el sistema de ligas en México, en busca de aprovechar el descanso y no perder el ritmo de competencia.

Los verdes se llevaron una clara victoria por 5 – 2 con doblete de Ángel Mena y goles de Leo Ramos, José Juan Macías y Jown Cardona, además de que en el partido se dieron los regresos de algunos de los elementos lesionados del plantel, como Pedro Aquino u Osvaldo Rodríguez.

Pero además de todo esto, hubo un aspecto que resaltó sobre los demás, y que transformó a lo que parecía un partido intrascendente en un punto clave de la temporada esmeralda.

Y es que Ignacio González, el gran capitán esmeralda, está de vuelta luego de un año y seis meses de baja, y jugó algunos minutos de este amistoso.

Fue el propio Nacho el que confirmó su regreso a las canchas, aunque también resaltó el arduo trabajo que le ha costado a sus 35 años el reponerse de tres lesiones diferentes que lo tuvieron 18 meses en la enfermería.

“La primera lesión fue la rodilla izquierda, fue cartílago y menisco, en la cual la sutura del menisco no funcionó y me lo tuvieron que volver a operar sin haber vuelto a las canchas; tuvieron que abrir, recortar menisco y fue cuando volví, jugué en la 20, hice un gol y después del partido me lesioné pero la otra pierna y lo mismo, desgaste de cartílago y menisco, osea que la máquina andaba balanceada”.

Nacho, que este diciembre cumplirá diez años como jugador del Club León, afirmó que no fue sencillo el caer lesionado por tanto tiempo, y aceptó que estuvo cerca de darse por vencido y anunciar su retiro definitivo del futbol.

“En la tercera lesión ya iba a tirar la toalla, la primera semana yo decía que ya estuvo, que ya era suficiente. Pero después tomas aire, un respiro, la familia y amigos te van llevando y te tienes que rehabilitar. Y bueno, un paso dio otro y hoy por hoy estoy de nuevo aquí y disfrutando”.

Ahora, tras haber vivido desde la sombra tanto los fracasos como los triunfos del equipo, ha regresado a los entrenamientos con el primer equipo, suma sus primeros minutos de juego, y espera pronto poder volver a un partido oficial de primera división, por lo que advierte que su propósito es mantenerse por lo menos un año más.

“A veces la mentalidad sí es muy importante, pero a veces el cuerpo también ya manda, Dios manda. Hoy se lo dejo a Dios, a mi cuerpo, y que ellos decidan, y si estoy bien esta temporada, me gustaría renegociar otra temporada más”.

De cualquier modo, Nacho está consciente de que el tiempo pasa, y que por más que pretenda alargar su carrera, su destino es decir adiós con la playera esmeralda y con el escudo verdiblanco atravesado en su corazón.

“Realmente también ha sido cansado este proceso, ya no tengo 25 años, y estoy muy contento de terminar mi carrera aquí, y ya veremos a lo largo de este tiempo, al final de esta temporada”.

Por lo pronto, el líder moral del Club León está de vuelta hasta mayo, y en su regreso carga la esperanza de unos aficionados que lo han acompañado desde que se dejaba el alma en las canchas fangosas del ascenso, y que ahora saben que no hay mejor candidato a levantar el octavo campeonato este diciembre.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más