Ecos del Estadio: El legado de las paredes

05 Sep, 2019
exposicion estadios la salle
Eduardo León

La ciudad de León ha crecido exponencialmente hasta convertirse hoy en una de las zonas metropolitanas más importantes del país. Situado en el corazón de México, León se ha valido de la tradición trabajadora de su gente para erigirse como una plaza importante para el acontecer nacional.

Y a la par de este crecimiento y consagración, la tradición deportiva de la ciudad también se ha impuesto como uno de los orgullos de sus habitantes, que se han visto representados a lo largo de la historia por distintas franquicias deportivas que han sabido cargar con la pasión y la entrega del pueblo leonés.

Pero para que los leoneses pudieran ser testigos de las grandes hazañas de sus equipos, fue necesario construir grandes templos dedicados al deporte, gigantes estructuras de madera, concreto y metal que sirvieron como sede de distintos equipos, y que conservan en la memoria de sus paredes los últimos recuerdos de triunfos de épocas antiguas.

Fue por eso que Mary Carmen Aranda, Coordinadora de Mi Museo Universitario (MiM); Víctor Hermosillo, director del Museo de las Identidades Leonesas (MIL), y el periodista e investigador Luis Alegre, presentaron la exposición “Ecos del Estadio” en el MiM de la Universidad de La Salle Bajío, donde rescatan las historias de los principales recintos deportivos que se han edificado en León.

La expo contiene material aportado por diversos coleccionistas para contar las historias de los distintos estadios de la ciudad, desde el primer campo de futbol que se bardeó en un rincón del Parque Hidalgo para albergar los partidos del primer equipo de futbol, el León Atlético, a principios de los veintes, hasta el viejo estadio Patria que era la sede de los Lechugueros, el equipo de beisbol de León, y que atestiguó el debut del León FC en la Liga Mayor de Foot-ball en 1944.

También se recuerda el importante papel que tuvo el estadio Enrique Fernández Martínez, entregado por el gobernador homónimo al pueblo de León e inaugurado en 1944, y que fue el primer recinto exclusivo para la práctica del futbol. Ese primer estadio, ubicado en donde después se alzaría la Plaza del Mariachi en la esquina de los bulevares Adolfo López Mateos y Miguel Alemán, recibió los partidos de la Liga Mayor del Club León, y de la Unión de Curtidores en la extinta Liga Zona Centro.

Aparte, el San Sebastian de León, tal vez el más olvidado de los equipos de futbol de la ciudad, se hizo con su propio estadio en 1946, el San Sebastián, un coloso para 18 mil asistentes ubicado en el entonces rancho de La Martinica, y que pronto se convertiría en la nueva sede del Club León y después del Curtidores.

Y de ahí hasta el estadio León, el Nou Camp, el titán de concreto construido en 1966 para ser una de las sedes del mundial de México 1970, y que se convertiría en el escenario de algunas de las batallas más épicas del club esmeralda ante algunos de los equipos más poderosos de México y del mundo.

Además de todo el material y los objetos de estos estadios, casi todos ya desaparecidos, la exposición muestra por primera vez maquetas a escala que indican como eran esos primeros inmuebles. Se puede admirar en su totalidad el diseño del estadio Patria, el extinto Enrique Fernández Martínez, la magnitud de la Martinica y el primer diseño del estadio Nou Camp.

Y como no podía ser de otra manera, la muestra también le da su espacio al aspecto más importante de todos los equipos de León: su afición. En un pasillo transitorio se pueden apreciar fotos de la locura del pueblo esmeralda mientras se escucha el paisaje sonoro de los peregrinajes al Nou Camp; mientras que en otro rincón se aprecia la obra del pintor chileno Salvador López, una oda a las hinchadas latinoamericanas y a la pasión que caracteriza nuestra cultura, y más precisamente, a la fanaticada leonesa.

Pero más allá de los vestigios y peculiaridades de cada uno de estos estadios, están las historias de sus héroes, tanto los deportistas que protagonizaron hazañas innombrables en sus canchas, como las apuestas de hombres poderosos que decidieron impulsar el desarrollo del deporte en nuestra región.

Por eso se muestran videos del bicampeonato de 1949, el que sustenta toda la historia de gloria del Club León; una increíble foto panorámica de la inauguración del estadio Enrique Fernández Martínez, con el Real Club España como invitado de lujo; el histórico mosaico de Antonio "Tota" Carbajal que recibía a todos los asistentes a La Martinica; o inclusive las primeras bancas de los palcos del estadio León.

Hoy, del Patria solo quedan retazos de su otrora gran barda perimetral; del Fernández Martínez se mantiene lo que parece ser un vestigio del banquillo, escondido casi a ras del suelo; de la Martinica queda solo el espacio, más vacío que nunca, y el estadio León, aún en pie, parece estar destinado a volverse escombros y tierra en el futuro próximo.

Ahora, todo apunta a un nuevo estadio de primer mundo, un moderno coloso que se construirá entre los bulevares José María Morelos, Juan Alonso de Torres y Francisco Villa, y que rendirá homenaje a los primeros campos que hicieron historia en la ciudad, desde el rincón del Parque Hidalgo que albergó la primera cancha de futbol de León, hasta el glorioso Nou Camp tres veces mundialista, lugares místicos y perdidos que ayudaron a forjar la identidad de un pueblo obrero que se enamoró de los equipos que lo representaron.

La exposición “Ecos del Estadio” está disponible al público en general sin costo alguno en las instalaciones del MiM en la Universidad de La Salle Bajío. Estará abierta hasta el 20 de diciembre, de lunes a viernes de 10:00 a. m.  a 3:00 p. m., y de 4:00 p. m. a 7:00 p. m. Los sábados también hay acceso de 10:00 a. m. a 2:00 p. m.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más