Luis Montes: el ídolo que no quería venir a León

28 May, 2020
luis montes club león
Liga MX

Tras nueve años en el Club León, Luis “Chapo” Montes no solo se ha convertido en el capitán del equipo, sino que además se ha identificado con la ciudad y la afición esmeralda, y ha sabido liderar al conjunto tanto en sus etapas más duras como en las más exitosas.

Sin embargo, en entrevista para Bajío Deportes, el Chapo reveló que esta historia de amor comenzó de una manera muy diferente, pues en un principio él no quería venir a León.

“A mí desde que me habló Jesús (Martínez Murguía, presidente del equipo) me dijo: '¿Sabes qué, Chapo? Necesito que me vengas a echar la mano acá a León'. Y yo le dije primero que no, le dije: '¿Cómo me voy a ir para allá? Si yo estoy en primera división, tengo contrato todavía tres años más, ¿cómo me voy a ir para allá?' Y me dijo: 'Tú vente, vas a ver que vas a estar muy bien, la ciudad te va a gustar, sé que no vas a tener la oportunidad de jugar allá'”.

En ese entonces, con 24 años de edad, Luis Montes era futbolista de los Tuzos del Pachuca, y aunque sí tenía participación en el equipo, no había podido confirmarse como un titular indiscutible. Fue por eso que decidió analizar la situación, y con un pequeño empujón de su esposa, terminó por aterrizar en el Bajío. 

“Lo platiqué con mi esposa, y me dijo: 'Es una buena oportunidad, acepta este reto y vas a ver que nos va a ir muy bien'. Entonces tomé la decisión de decirle que sí. Yo sabía que era un reto difícil, pero también quería batallar por algo, quería volver a ser ese Chapo que cuando empecé en Pachuca me fue muy bien, y por ahí a todos los jugadores jóvenes nos pasa, que nos conformamos con muy poco, y no sabemos lo que viene después”.

Luego de llegar a León, el Chapo recuerda que no fue recibido de la mejor manera, pues un detalle tan casual como el número de su playera inició un problema con el cuerpo técnico, que entonces estaba liderado por Milton Queiroz “Tita”.

“Me dijeron: 'Te vamos a dar la 10'. Y yo les dije: 'Bueno, dámela, para mí los números no juegan, el que juega es uno'. Y no voy a decir el nombre, pero hubo un entrenador que me dijo que por qué traía la diez, que esa no, y como que por ahí me agarró un poquito de resentimiento”.

Inclusive, conforme pasaron los meses, el estilo de juego ultraconservador de Tita provocó más enfrentamientos ante un plantel de naturaleza ofensiva, aunque después todo cambió drásticamente con la llegada de Gustavo Matosas, quién tomó el estilo de ataque como bandera y finalmente consiguió el ascenso con Luis Montes como uno de sus pilares.

“Al principio que llegué al León sí le batallé un poquito sobre todo por el entrenador, que nos decía que éramos muy ofensivos, que no le gustaba cómo jugábamos, sin embargo Gustavo ya nos había visto a nosotros y nos dijo que íbamos a ser su base, y que estuviéramos tranquilos, que siguiéramos trabajando. Fue algo que nos cambió a todos. Yo dije que si ascendíamos aquí yo iba a poner todo de mi parte, que iba trabajar el doble para nunca volver a estar en el ascenso”.

Finalmente, el Chapo recordó que el episodio del regaño a Macías no fue nada más que una reprimenda para encausar al juvenil, y que ambos se pidieron disculpas al terminar el juego.

Así fue como el actual capitán y líder moral del Club León arribó a la ciudad en la que alcanzaría la gloria, y donde se ha convertido en uno de los más grandes ídolos de toda su historia.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más