A sudor y sangre: llegó la primera victoria del torneo

13 Aug, 2019
sanjuana muñoz club leon
Marca

En el ámbito futbolístico existen miles de clichés y lugares comunes a los que los entrenadores, analistas y periodistas acuden en busca de explicar un deporte que en realidad no necesita tanta explicación.

Por eso cuando un equipo trabaja mucho por una victoria o un resultado favorable, comienzan a surgir adjetivos como sacrificio, entrega, garra, espíritu, carácter, pasión, pundonor, etcétera.

Sin embargo, es solo en contadas ocasiones cuando un grupo de futbolistas se hace verdaderamente acreedor a dichos adjetivos, y demuestran en el campo de juego que se han superado a sí mismos, y que se han convencido de que la gloria que tanto buscaban está ya a su alcance.


Foto Club León

Pues eso mismo es lo que ha pasado en cinco partidos del Club León Femenil de Everaldo Begines.

El conjunto esmeralda comenzó esta campaña a la deriva, con la desbandada de sus elementos más importantes, la llegada de nuevas jugadoras que tendrían que adaptarse en un solo verano al año de trabajo que ya cargaba el plantel, y por si fuera poco, las lesiones se han hecho presentes en lo que va del torneo.

Ante estas dificultades, el equipo no tuvo otro remedio que plantarse firme y hacer lo que mejor saben hacer: trabajar.

Luego del debut desesperanzador que fue el empate en casa ante uno de los equipos más débiles de la liga, el recién formado Juárez FC, vinieron un par de derrotas frente a Querétaro y Cruz Azul. Llegaron las lesiones de Itzayana González, Brenda Díaz y Denisse Valdez, y los registros de dos de las refuerzos más importantes, Daniela Calderón y Sabrina Munguía, no terminaban por cerrarse.

Pero en Toluca el equipo salvó un empate, y ahora tocaba agachar la cabeza ante las Chivas, un equipo al que en ocho ocasiones anteriores no le habían podido arrancar un mísero punto, y que ahora llegaba al Nou Camp con tres victorias consecutivas.

Solo que ese no era el plan. El plan, al contrario, era levantar la mirada, ver a sus oponentes a la cara, dar el mejor partido de la temporada y derrotar por primera vez en su historia al Guadalajara Femenil.

A pesar de irse abajo en el marcador, las Fieras supieron aprovechar sus ocasiones al frente, Sanjuana Muñoz volvió a ser el faro de esperanza del navío esmeralda, y el equipo le dio la vuelta al marcador. La nueve de la Fiera supo definir primero en el error en la salida de Chivas, y después en el balón quirúrgico que le mandó Diana García y que la dejó sola frente a Blanca Felix.

Además, el estreno de Sabrina Munguía pareció caerle de la mejor manera a la ofensiva combinada de Sanjuana, Diana y Yamilé Franco, quienes desquiciaron a las defensas rojiblancas en más de una ocasión.

Ahora, la misión es sencilla, no perder la cabeza y mantener la misma línea que el equipo ha manejado bajo la batuta de Begines: seguir trabajando.

Porque no es coincidencia. Este equipo parecía naufragar en aguas tormentosas, y todo indicaba que esta campaña presenciaríamos un hundimiento prolongado. Y aunque apenas se trata de una victoria, las sensaciones son muy buenas, porque el triunfo se ganó a sudor y sangre, y así, con sacrificio, entrega, garra, espíritu, carácter, pasión y pundonor, no habrá nadie que pueda detenerlas.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más