Cuidado con la Fiera

12 Nov, 2019
club leon 2019
Hugo Huerta

Señores: aguas con la Fiera, este equipo tiene muchos argumentos para ser considerado serio contendiente al título del Apertura 2019.

Habrá que tener cuidado con este León, una Fiera que es precisamente cuando puede ser más peligrosa, cuando aparenta estar echado y distraído y sin embargo en su mente está midiendo a la presa, al acecho, porque en su ADN está el instinto depredador.

Vayamos a los datos duros, los que no mienten y nos dejan un claro reflejo de lo que sucede, a los números pues.

Los esmeraldas son hoy cuarto general, merced a sus 30 puntos. Es cuarto como local, con 17 puntos con 19 goles a favor por 11 en contra, no conoce la derrota en su estadio en este torneo.

Como visitante es tremendamente incómodo y complejo, a pesar de que sus derrotas han sido en esa calidad; tiene 13 puntos, con 17 goles a favor y 11 en contra. Sus derrotas contra Monterrey, Puebla y Cruz Azul; derrotas que duelen, más allá de la obviedad, por el hecho de que quedó la sensación de que sucedieron en mayor medida por culpa de la Fiera que por virtudes de los rivales.

Recordemos: a Monterrey se le bailaba y ganaba 0-2, después nos pusimos a cotorrear en el campo y nos dieron la vuelta; con Puebla, durante los primeros 30 minutos parecía de risa, siendo muy superiores pero daba la impresión que se le estaba respetando muy poco al rival, canchereando y pensando que en cualquier momento se le metería gol, la realidad es que se marcó un penal inexistente y de ahí los de la franja, como los enanos, crecieron, se la creyeron y cuando se reaccionó, fue demasiado tarde. La última, en contra de Cruz Azul, recuerdo tres, quizá cuatro de peligro de los locales, el León debe haber tenido entre ocho y diez llegadas con serio peligro de gol, faltó meterla.

Es cierto, este equipo ya no es el que deslumbró a propios y extraños en el Clausura 2019, imponiendo la marca de más victorias de forma consecutiva. Más allá de dicho récord, la Fiera impuso un estilo de juego que ya lo quisieran en muchas ligas de mayor nivel en el mundo, proponiendo de local o de visita, con estupenda efectividad en el ataque y sólida defensa, pero además, como se dice por ahí: “la traía derecha”, todas, absolutamente todas salían, el tiro centro era gol, la rebanada accidental en defensa iba para el compañero y no al rival, la que intentaba daba dividendos, en resumen: se dio todo, menos el título.

El León de hoy, cierto, no es el espectacular del semestre pasado, ni lo fuerte defensivamente, ni tiene al campeón goleador, pero es un equipo que ha sabido sacar la casta cuando se ha necesitado, un cuadro que en ningún caso, ni siquiera en las derrotas, ha dejado la sensación de haber sido superado, no hay rival que pueda contar que lo bailó o que le pasó por encima. Superar a este León cuesta un mundo.

En contraparte habrá que ser fríos y tomar en cuenta que ha sido sumamente complicado sacarle todo el jugo al plantel actual, jugadores como Angel Mena o Joel Campbell han estado tocados una buena parte del torneo; a últimas fechas Andrés Mosquera; Leo Ramos y Pedro Aquino ni se diga y sin duda, la que mas duele, la del mejor mediocampista mexicano hoy por hoy en la Liga Mx, Don Luis Montes, motor, cerebro y líder de este equipo.

Aún con estas vicisitudes, no podemos olvidar que el equipo fue y enfrentó al líder Querétaro en su casa y le clavó 4, misma cantidad que le recetó al entonces puntero Necaxa a domicilio, exhibiendo un juego brillantísimo. Dos rivales que se han caracterizado por su constancia y buen fútbol en este torneo.

En conclusión, ¿hay esperanza en que este León salga campeón en este torneo?, desde mi punto de vista, sí e incluso más que en el pasado semestre en que llegó a la instancia final en la curva de bajada en cuanto a rendimiento.

El cuadro de hoy lo veo más maduro (comenzando por Nacho Ambriz), y más peligroso, tiene mucha mejor banca y pareciera como que es de esa brasita que está ahí en la parrilla a la cual le soplas poquito y prende el fuego con todo.

Cuidado, la Fiera está estudiando a su presa, está al acecho, preparando el zarpazo mortal, relamiéndose los bigotes mientras ve de cerca la octava bordada en el pecho.

 Escrito por: Alejandro Kornhauser Obregón
 Apasionado a la lectura, la buena música y los deportes; fiel aficionado del Club León
 
@akornhauser

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más