Ambriz rompió el ciclo

26 Aug, 2019
ignacio ambriz club leon
Club León

Parecía una regla no escrita. El León, en cada agosto, entraba en crisis, cambiaba de técnico, venía una mejora efímera para después caer nuevamente en la medianía y la intrascendencia.

La primer víctima de este ciclo maldito fue Luis Fernando Tena. El estratega mexicano había llegado en enero como sustituto de Juan Antonio Pizzi, quien había dejado varada a la Fiera para ir a dirigir a la selección chilena. Tena dio resultados en su primer torneo, tanto así que llevó a la Fiera hasta la semifinal. Pero al mismo tiempo, su proyecto nunca terminó de cuajar, la afición nunca conectó con su estilo defensivo y equilibrado, y a pesar de los buenos resultados, el estadio no se llenó ni siquiera en la liguilla.

Tal vez por eso a nadie le extrañó que sus primeros signos de tibieza, con un inicio dubitativo en el que sumó cinco derrotas en los primeros siete partidos del Apertura 2016, terminaran por costarle el puesto, y el 29 de agosto del 2016, tras su último descalabro frente al Santos de Torreón, se anunciaba su destitución.

El segundo en la lista es Javier Torrente, quien llegaría para suplir a Tena y que ligaría 11 partidos sin perder. El equipo se metió nuevamente a semifinales, caería frente a los Tigres, y se enfilaría a una nueva temporada agridulce, el Clausura 2017, donde no se pudieron clasificar a la liguilla.

Finalmente, y con otro mal inicio en el Apertura 2017 en el que la Fiera sumó apenas siete de 21 puntos posibles, y tras declarar abiertamente que: “No me interesa lo que piensa la afición”, Javier Torrente fue cesado un día como hoy, el 26 de agosto, pero de hace dos años, nuevamente con el Santos Laguna como último verdugo.

El siguiente hombre que cayó en la rueda de mala fortuna de la Fiera fue Gustavo “Chavo” Díaz. Como si viviera un “Deja Vu”, el técnico uruguayo llegó a León y el equipo vivió un levantón importante, con cinco victorias consecutivas que les alcanzaron para meterlos a la liguilla, donde caerían en los cuartos de final de nuevo frente a los Tigres.

Y a pesar de que el equipo dejó buenas sensaciones, en su segunda temporada al frente todo se torció. Con tres refuerzos que no pidió, como lo fueron Emanuel Cecchini, Giles Barnes y Landon Donovan, Gustavo Díaz y el Club León se tiraron al abismo, y no pudieron clasificar a la liguilla. Y a pesar de las constantes críticas a la dirección técnica, la directiva le dio su confianza al “Chavo” Díaz, y anunció su continuidad para el Apertura 2018.

Así, en su tercer torneo con los verdes, Gustavo Díaz soportó un poco más que sus antecesores, pasó agosto y todavía era técnico del León, pero lo que ya no aguantó fue el partido contra Santos. Tras caer derrotado frente al conjunto lagunero, y con diez puntos de 27 posibles, el “Chavo” fue despedido el 17 de septiembre del 2018.

Así llegó Ignacio Ambriz, entre críticas y señalamientos desde que se anunció su contratación. El objetivo era avanzar en la copa e intentar clasificar a la liguilla en las nueve jornadas que quedaban de torneo, y no pudo cumplir ninguno de esos dos objetivos. Los pronósticos eran malos, y todo apuntaba a un proceso inclusive más corto que los de sus antecesores.

Pero Ambriz no estaba de acuerdo, y de inmediato en el Clausura 2019 demostró que su equipo tenía un estilo de juego definido de toque, asociación y gol. Empates ante Monterrey y Tigres en las primeras jornadas ya dejaron buenas sensaciones, y tras una caída ante Tijuana, vendría la racha de doce victorias consecutivas, un hecho histórico que quedó marcado en la memoria colectiva esmeralda y que terminó en la final por el título.

Ahora, un torneo después y en la misma semana de agosto que marcó el despido de Tena y Torrente, y frente al mismo Santos que provocó la partida de ellos dos y de Gustavo Díaz, en este mismo punto es que Ambriz demuestra que él es el técnico que el León había buscado por tanto tiempo, el tipo que entendió el estilo de juego que alentamos en el Bajío, y que promete sentar las bases de un proyecto que se ve sólido y esperanzador en el largo plazo.

Ignacio Ambriz rompió el ciclo maldito, y luego de tres años consecutivos en los que los técnicos esmeraldas salían por estas fechas, el entrenador actual se sale de la norma, y al contrario, apunta a un futuro glorioso, con un futbol simple y efectivo que promete títulos, y que nos revela que ninguna crisis se repite por siempre.

El ciclo de despidos de los últimos técnicos esmeraldas:

Luis Fernando Tena: Despedido el 29 de agosto de 2016 tras caer por 1 – 0 frente a Santos en la jornada 7.

Javier Torrente: Despedido el 26 de agosto de 2017 tras caer por 2 – 1 frente a Santos en la jornada 7.

Gustavo Díaz: Despedido el 17 de septiembre de 2018 tras caer por 3 – 0 frente a Santos en la jornada 9.

ÚLTIMAS NOTICIAS


ver más